Esos locos cacharros


Los hombres construimos demasiados muros y no suficientes puentes. (Isaac Newton)

Los cambios son usos, y son tiempos dedicados. Pasamos mucho tiempo utilizando nuevos aparatos, concretamente el ordenador y el teléfono móvil.

Son dos cacharros con futuro, y el móvil concretamente tiende a convertirse (ya lo es en parte) en el sustituto portatil del ordenador. Si en el ordenador tenemos y recuperamos información, escuchamos música, vemos vídeo o consultamos nuestras cuentas bancarias, eso mismo empieza a desplazarse al móvil, tímidamente por su particular usabilidad.

Pero sabemos que hay muchas aplicaciones o usos que son incómodos con un dispositivo y cómodos con otro. Poca gente navega por internet con el móvil, y poca gente hace llamadas telefónicas con el ordenador. Inconvenientes de escribir o visualizar en la pantalla del móvil, o costumbre de utilizar el teléfono siempre para voz.

En esta comunicación entre dispositivos existe un territorio muy interesante y poco explorado y por descubrir. Asistiremos pronto a muchas aplicaciones configurables desde el ordenador, y recuperables desde el móvil. Estas son las que más éxito tendrán, al poder utilizar el interfaz del ordenador para personalizar información y recuperarla luego con tu móvil. Asistiremos también a datos recogidos con el teléfono móvil, por su condición portable, información que luego recuperaremos y revisaremos tranquilamente en nuestro ordenador.

Todavía no se han creado muchos negocios sólidos en torno a esto. Excepto algunas inversiones en I+D de unas pocas empresas.

El teléfono se utilizará para muchas más cosas. Ahora ya se usa algo para pagar, orientarnos, hacer transferencias, y más cosas, pero en pocos años veremos más aplicaciones de las que nos podamos imaginar: sirviendo de llaves de nuestra casa o coche, identificarnos, como entrada en espectáculos, y en resumen, hacer la vida más cómoda.

A cambio, el gran hermano te vigila.  Tanta información nuestra en manos de Google, gobiernos y empresas es la zona oscura que menos me convence de tanta tecnología.

Dos buenos ejemplos de aplicaciones que se gestionan por internet, y se recuperan y disfrutan después con el móvil. En el caso de Soonr, conectan el iPhone con el Mac, para poder recuperar parte de las aplicaciones del ordenador desde el móvil. Y Hal Cash, que permite enviar dinero por internet desde una cuenta bancaria a un cajero, y sacarlo sin necesidad de tarjeta de crédito, solamente con un teléfono móvil.

Soonr

Soonr

 

Halcash

Halcash

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: