Linkedin y Facebook


 
Amor y deseo son dos cosas diferentes; que no todo lo que se ama se desea, ni todo lo que se desea se ama. (Miguel de Cervantes)

facebookLinkedin

La evolución de las redes sociales es curiosa,  no tanto por cómo evolucionan las propias aplicaciones, sino por observar la evolución de los usuarios y su forma de actuar.

Linkedin es una red social para contactos profesionales.  Nos registramos contando toda nuestra historia laboral, y añadimos contactos de nuestra empresa, de empresas con las que nos relacionamos, de profesionales de nuestro sector y actividad, y compartimos conocimiento, creamos y nos apuntamos a grupos afines y nuestra red crece y crece constantemente. Crece igual que crece nuestra vida laboral, no borramos a nadie. Comunicamos con cierta frialdad, formalismo y profesionalidad.

Facebook es una red social para contactos personales. Nos registramos contando quienes somos, y añadimos a nuestros amigos más directos, indirectos, conocidos, buscamos viejos amigos, y compartimos nuestra vida personal. Nuestras fotos, nuestra ideología, nuestra forma de ser. Pero en esta red no se crece igual que en Linkedin. Es un clásico entre los usuarios avanzados la periódica y bien llamada “poda de Facebook“, donde eliminamos a los pseudo-amigos, los impresentables y los que dejan de cumplir la condición de amigo o nunca lo fueron. No queremos compartir lo personal con tanta gente. Mi red se limita a mi entorno más cercano y se adapta a cómo evolucionan mis relaciones personales reales.

Es lógico que sea así, porque Linkedin y Facebook son redes sociales con objetivos bien distintos.

También es cierto que hay personas que pierden toda dignidad y lo cuentan todo, o personas que nunca se destapan ni expresan opiniones que puedan dañar a sus contactos. En estos casos, excepcionales, la red Facebook puede crecer con la misma intensidad que la red Linkedin, pero son casos aislados, y no son gente sincera y dispuesta realmente a compartir, finalidad primaria de pertenecer a redes sociales. Igual que hay muchos integrantes cuya finalidad es observar los movimientos del prójimo por puro y simple cotilleo. Es materia impersonal que nunca nos dice nada, y acaban formando parte de “la poda”.

Además están los roles que adoptan los participantes. Cualquier consultor especializado en redes sociales sabe lo que quiero decir.  Las personas adoptan actitudes en las redes, sea para obtener un beneficio determinado, o por su forma de ser:

  • El novato
  • El maestro
  • El cabreado
  • El conciliador
  • El hiperactivo

Hay muchos roles más. Hay muchas personalidades que no obedecen a la personalidad real del usuario, y por tanto, podemos caer en el engaño.

En resumen, es una selva en la que nos tenemos que mover con cuidado, y mantenerse alejado de las fieras y depredadores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: