Redes en la red


La memoria es como una red: uno la encuentra llena de peces al sacarla del arroyo, pero a través de ella pasaron cientos de kilómetros de agua sin dejar rastro. (Oliver Wendell Holmes)

Siendo internet un medio donde como navegante viajas solo, vas solo en tu barco, navegando desde la habitación de tu casa y solo ante la pantalla, se impone el ciberencuentro, la comunidad y el clan, como buen invento humano usado por humanos.

Igual que una de las primeras construcciones urbanas ideadas por el hombre fué el ágora de la vieja Grecia, la plaza, un centro de reunión para las personas, uno de los primeros éxitos de internet fueron los chat, los foros y ahora las comunidades y las redes sociales.

El espíritu gregario del hombre, además, busca espacios donde se sienta identificado, y encuentre en su colectivo soluciones o alivio en sus iguales. Pero ¿que mueve al hombre a sentirse parte de un grupo?. Hay pocas cosas que puedan fidelizar a una persona dentro de un grupo, por eso fracasan la mayoría de las iniciativas empresariales en redes. Las personas buscan en las redes empresariales solución a un momento o problema concreto (asesorarse antes de comprar un producto, saber más, cerciorarse, exponer un problema propio), pero es muy dificil que exista una red donde invierta tiempo y comparta sus opiniones libremente, donde aporte una opinión independiente y no condicionada,  bajo un entorno creado por una empresa. Y más difícil aún es que su contenido sirva a la empresa, y no solamente a si mismo.

Para casi todas las empresas sigue siendo una incógnita la forma de entrar con éxito en las redes sociales, hacer que la gente participe, sus clientes participen, y no lo hagan para criticar y defenestrar su reputación.

Si abres una cuenta en Twitter, Facebook o creas un blog, transmites, pero estás expuesto a todos, y sobre todo, a los que tienen ganas de ser escuchados, que suele coincidir con los descontentos que no han sido bien tratados por otros canales.

El objetivo de la empresa, por tanto, siempre tiene que ser algo que mejore la vida a sus clientes, es lo único que puede crear un espíritu común y provocar que participen. Y la función de la empresa será cumplir finalmente el objetivo, dar respuesta y actuar en consecuencia. Es su función y su papel, ni  moderar ni condicionar. Tanto lo que cuentes, como lo que te cuenten, tiene que servir. Tienes que decir a la gente lo que vas a hacer con ese material. Tienes que comprometerte además a ser proactivo y hacer caso siempre que sea posible.

¿Y que mueve al hombre hacia el grupo?: emociones. Un equipo de fútbol, un artista, una tribu urbana, provocan alrededor emociones parecidas en todos sus fans. Se habla de lo mismo y se comparte. Por eso las marcas y las empresas tienen que buscar eso en sus comunidades: un beneficio común coronado por una emoción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: