El traje y la albóndiga


Entristécete no porque los hombres no te conozcan, sino porque tú no conoces a los hombres. (Confucio)

traje

Mantener contenidos a medida para los navegantes puede resultar caro, complicado, retorcido e ineficaz. Depende cómo se aplique. Siempre nos va a resultar  algo más caro, algo más complicado, pero la gestión puede simplificarse y dar muy buenos resultados y acertar.

La personalización del contenido es el máximo exponente del CRM. ¿Pero lo aprecia el visitante?. ¿Es capaz de darse cuenta de que le estamos tratando de forma especial?. Porque si no se da cuenta tampoco conseguimos el efecto VIP, el sentimiento de trato exclusivo que consigue una mayor reciprocidad.

Personalizar nos obliga a multiplicar el contenido que servimos desde una página. Tener varias versiones de una misma página, o varios contenidos. Y meter inteligencia a la página para que sepa lo que debe mostrar a una o a otra persona. Ante esto, tenemos que buscar soluciones de menor coste. Además nos podemos volver locos para gestionarlo, y también gastar mucho dinero en producir contenidos.

No se trata de hacer un traje de sastrería, un traje a medida para cada tipo de cliente. Hay que darle a cada uno un detalle, una corbata, los botones, los guantes, mejor que todo el traje.

La inteligencia que deben tener las páginas podemos verla desde tres enfoques:

  • Comercial: ofrezco y vendo a cada persona un producto o servicio distinto al entrar en mi página, porque sé quien es y lo que necesita o busca. Grado de aceptación del cliente: bajo.
  • Operativo: ofrezco a las personas atajos al entrar en mi página, porque detecto algo que les ha pasado y puedo ayudar y solucionarlo. Grado de aceptación del cliente: medio.
  • Personal: enseño a cada persona el contenido que ellos mismos han elegido y configurado previamente, según sus preferencias. Grado de aceptación del cliente: alto.

El resto de la página es pan para todos. Es la misma. Todas las páginas tienen una función y tiene que seguir siendo lo que son.

Pero le incrustamos piezas inteligentes que hacen que parezca distinta, que parezca una página a medida a cada cliente que la visita, haciendo que la gente se sienta especial. Solo mantenemos contenido distinto en tres zonas o espacios de las páginas, y no en todo el site. Reservamos siempre un espacio en las páginas para estos tres tipos de contenido inteligente. Y lo que ofrecemos en esos espacios lo mantenemos desde un único panel de control. Eso es lo inteligente, para nosotros y para nuestros clientes.

Es como las albóndigas de mamá frente a las hamburguesas de McDonald. Nos pueden gustar las dos, las dos son de carne picada, pero no es lo mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: