El traje del emperador


No se debe mostrar la verdad desnuda, sino en camisa. (Francisco de Quevedo)

 

desnudo femenino

Erase una vez una red que decidió comprarse un traje nuevo: las redes sociales. Los gurús y consejeros le decían: póntelo, te favorece, serás el emperador más elegante. Confiando en ellos se lo puso, y apareció desnudo ante su pueblo. Un campesino dijo: ¡Va desnudo! ¡ya no lleva traje!. Y el pueblo se burló de él y acabó con su reinado.

La metáfora tiene mucho que ver con el marketing online. La red vendía productos de verdad, pero los enmascaraba en banners y creatividad para ganarse al pueblo. El día en que decidió comprarse el traje de las redes, el paradigma se vino abajo. Ya nadie se fijaba en los trajes del emperador. Todos lo veían desnudo y tal como era, a través de los ojos de todos los campesinos.

Este cuento es lo que nos cuentan, pero no es exactamente así. No todos los consumidores se informan en las redes, incluso pocos miran los comentarios de otros usuarios. Son esferas independientes, y mientras no se produzca la unión completa, no existe la retroalimentación.

Algunos inventos asoman y nos acercan a esta boda entre la web y las redes:

  • Los espacios que reflejan libremente los comentarios de los clientes en nuestro site.
  • Los hashtags de Twitter, que algunos integran como una cronología en la propia web comercial.
  • Los perfiles creados para captar la opinión del consumidor, los perfiles receptores.

Pocas iniciativas para tanta revolución cultural y económica. Poca imaginación. Parece que no todas las empresas saben entrar e inventar su integración con las redes.

Por eso, el traje del emperador de momento es transparente, y no decora, no mejora, no añade siempre valor a la labor y gestión del emperador. De momento lo desnuda.

Por eso el secreto está en trazar un buen planteamiento, una estrategia que impulse los comentarios co creadores, una plataforma donde el consumidor se sienta útil aportando ideas de forma organizada. Con esos ladrillos si podremos montar un castillo. Y enseñárselo a todos también en nuestra web comercial.

Ese traje si, me lo pongo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: