El Alquimista y el Webmaster


La ciencia no me interesa. Ignora el sueño, el azar, la risa, el sentimiento y la contradicción, cosas que me son preciosas. (Luis Buñuel)

tubos de ensayo

Ser webmaster en estos tiempos es ser alquimista, es jugar con los elementos. Si los alquimistas de la edad media intentaron fabricar oro usando la química, un webmaster intenta fabricar oro, mezclando la usabilidad y la comunicación.

Pero ¿qué conceptos introduce en la marmita el responsable de una web?:

  1. Objetivo: cuál es el “litemotiv” de la existencia de mi web. Para qué y para quién estamos en la red.
  2. Forma: cómo organizamos todo el contenido y el diseño que elegimos para las piezas.
  3. Fondo: qué y cómo lo contamos.
  4. Resultado: qué opinan mis clientes y qué hacen cuando me visitan.
  5. Expectativa: qué espera de mi la empresa.

Ser webmaster significa poner orden en todo eso. Significa tener toda la información, meterla en la coctelera y sacar un proyecto, un proceso, una página, que se parezca mucho a todos y a cada uno de los cinco conceptos que debo de cumplir.

Igual que los informáticos, es una profesión algo ingrata. Si todo va bien no hay comentarios. Si algo va mal, somos el foco y la causa del error. La visibilidad pública de nuestro trabajo agranda el fallo.

Respecto al Objetivo, hay que tenerlo muy claro. Si cumplimos una función informativa, operativa, comercial, o todas juntas, hay que poner la web al servicio de lo que somos y de lo que representamos. Máxima usabilidad.

Para la Forma, hay que ser buen arquitecto. Conseguir transparencia de un vistazo. Cada pieza en su sitio, al servicio del cliente. Diseño y arquitectura.

El Fondo es el rey. Es decir lo que vendo y contarlo de manera que se entienda, que lo entiendan todos. Que lo encuentren en los buscadores. No irme por las ramas. Accesibilidad, SEO y escritura web.

El Resultado lo veo en la analítica, en las encuestas y comentarios, incluso en las redes sociales. El feedback y la navegación, las conversiones, me dicen si hay algo que cambiar, mejorar o potenciar. Analizar datos y más datos.

La Expectativa es el futuro. Es lo que la empresa espera de mi y de la web. Todo lo anterior se consigue con técnica y el conocimiento de algunas micro ciencias ligadas a la web. Pero la expectativa…es donde un webmaster marca la diferencia. Es su potencial. Su capacidad de sugerir grandes avances y aplicación de nuevas tecnologías.

Es lidiar con toda la organización para que todos se vean representados, que estén contentos con su web. Es contar todo lo anterior de forma que se entienda y que todos se sientan partícipes de un proyecto sensato, razonado, refutado por los datos, y común. Y también el éxito con tus clientes, con los usuarios a los que realmente representas.

Es diseñar y representar, en formato digital, los nuevos productos y servicios. Es sugerir y acertar con nuestros consejos y recomendaciones. Es escuchar, participar y avanzar hacia nuevas arquitecturas técnicas para los formatos y contenidos que van creciendo.

Es apoyar las campañas de marketing online con conocimientos, y es anticiparse al futuro, asesorando con visión estratégica, en la inversión de las plataformas. Vamos, básicamente, complicado, y con cierta tendencia a imposible.

Para ser webmaster no es suficiente ser un buen alquimista. Hay que mantenerse informado de lo que pasa, del futuro y el ensayo de nuevas formas de hacer web. Un renacentista en tiempos de especialización. Y todo ello inmerso en días extraños, tiempos en los que Carmen Lomana vende hamburguesas.

Anuncios

3 Responses to El Alquimista y el Webmaster

  1. Jose Perez dice:

    ¿Qué opinión tienes de las webs que por su tamaño ya no tienen una figura que las organice centralizadamente ?

    ¿Cómo casa esto con mantener el foco en los objetivos de negocio ?

  2. Valentin Pereiro dice:

    Hola Jose.
    La verdad es que cualquier web que venda productos o que tenga cierta entidad en el mercado debería tener un responsable que sea capaz de ver el bosque, y tenga una visión de conjunto. Un webmaster.
    No lo concibo de otra forma.
    Si la web tiene una buena estructura y no necesita crecer, funciona y vende sola, en ese caso entiendo que puedan existir personas responsables de cosas concretas: mantenimiento del catálogo, gestión de sistemas, etc..y no exista webmaster. Pero ¿como evoluciona? ¿quien impulsa y vigila que la web no vaya perdiendo fuerza?

    Los objetivos de negocio no lo son todo. Hay que cuidar muchísimas cosas además de eso. Podría contarte muchos proyectos cuyo objetivo no es vender y que despistan al equipo del proyecto y del objetivo global, pero si lo tiene claro el webmaster, sin problemas.

    Un abrazo.

  3. Jose Perez dice:

    Gracias ! Aunque otro dia hablamos de cuando una cosa como Amazon o Google dejan de ser webs 🙂 y ya son otra cosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: