Video Plataformas

13 junio 2011

Si consigo ver más lejos es porque he conseguido auparme a hombros de gigantes. (Isaac Newton)

cámara de vídeo antigua

      

El incremento en el uso del vídeo publicitario o informativo en internet, ha potenciado la aparición de plataformas dedicadas a la gestión de este tipo de contenido.

Youtube sigue siendo el rey, y para una web pequeña, es el modelo ideal y gratuíto donde subir un vídeo, mostrarlo en tu web, o crear canales para agruparlos.

Pero también hay empresas que ofrecen varios servicios asociados al alojamiento, además de todo lo que ofrece Youtube: por ejemplo etiquetado para SEO, analítica, servir player adecuado, accesibilidad o viralidad en redes sociales. Algunos ejemplos: Kit Digital o Sublimevídeo.

Un vídeo, como cualquier contenido indexable por Google, es mejor tenerlo bien etiquetado, si queremos que aparezca en el resultado cuando alguien utilice palabras clave para buscar.

La analítica en vídeo, medir su uso y grado de visualización, también es fundamental. Si el mensaje principal lo ponemos al final, y los usuarios no suelen ver más de la mitad, tendremos que enfocarlo de forma distinta.

El player que servimos a uno u otro dispositivo para visualizarlo es básico. En iPhone o iPad no podemos utilizar Flash, y por tanto la plataforma que utilicemos tiene que tener la capacidad de servir Flash o Html5, cuando se descarga desde uno u otro cacharro.

La accesibilidad para discapacitados afecta a dos aspectos del vídeo: el player, que tiene que reconocerse como objeto en el código para los programas lectores de pantalla, y que los controles tengan establecida una buena tabulación para manejarse por teclado, y un archivo asociado de subtítulos, para personas sordas.

La viralidad en redes sociales es optativa, pero si una buena plataforma de gestión de vídeo nos ofrece la posibilidad de publicarlo en nuestra web a la vez que lo publica en nuestras cuentas en redes sociales y provoca la viralidad deseada, evitamos la tarea de difusión del Community Manager.

En resumen, gestionar este tipo de contenido en la web tiene sus pequeños secretos, y podemos encontrar plataformas en el mercado que nos hagan la vida más fácil.

 

 


El Alquimista y el Webmaster

7 marzo 2011

La ciencia no me interesa. Ignora el sueño, el azar, la risa, el sentimiento y la contradicción, cosas que me son preciosas. (Luis Buñuel)

tubos de ensayo

Ser webmaster en estos tiempos es ser alquimista, es jugar con los elementos. Si los alquimistas de la edad media intentaron fabricar oro usando la química, un webmaster intenta fabricar oro, mezclando la usabilidad y la comunicación.

Pero ¿qué conceptos introduce en la marmita el responsable de una web?:

  1. Objetivo: cuál es el “litemotiv” de la existencia de mi web. Para qué y para quién estamos en la red.
  2. Forma: cómo organizamos todo el contenido y el diseño que elegimos para las piezas.
  3. Fondo: qué y cómo lo contamos.
  4. Resultado: qué opinan mis clientes y qué hacen cuando me visitan.
  5. Expectativa: qué espera de mi la empresa.

Ser webmaster significa poner orden en todo eso. Significa tener toda la información, meterla en la coctelera y sacar un proyecto, un proceso, una página, que se parezca mucho a todos y a cada uno de los cinco conceptos que debo de cumplir.

Igual que los informáticos, es una profesión algo ingrata. Si todo va bien no hay comentarios. Si algo va mal, somos el foco y la causa del error. La visibilidad pública de nuestro trabajo agranda el fallo.

Respecto al Objetivo, hay que tenerlo muy claro. Si cumplimos una función informativa, operativa, comercial, o todas juntas, hay que poner la web al servicio de lo que somos y de lo que representamos. Máxima usabilidad.

Para la Forma, hay que ser buen arquitecto. Conseguir transparencia de un vistazo. Cada pieza en su sitio, al servicio del cliente. Diseño y arquitectura.

El Fondo es el rey. Es decir lo que vendo y contarlo de manera que se entienda, que lo entiendan todos. Que lo encuentren en los buscadores. No irme por las ramas. Accesibilidad, SEO y escritura web.

El Resultado lo veo en la analítica, en las encuestas y comentarios, incluso en las redes sociales. El feedback y la navegación, las conversiones, me dicen si hay algo que cambiar, mejorar o potenciar. Analizar datos y más datos.

La Expectativa es el futuro. Es lo que la empresa espera de mi y de la web. Todo lo anterior se consigue con técnica y el conocimiento de algunas micro ciencias ligadas a la web. Pero la expectativa…es donde un webmaster marca la diferencia. Es su potencial. Su capacidad de sugerir grandes avances y aplicación de nuevas tecnologías.

Es lidiar con toda la organización para que todos se vean representados, que estén contentos con su web. Es contar todo lo anterior de forma que se entienda y que todos se sientan partícipes de un proyecto sensato, razonado, refutado por los datos, y común. Y también el éxito con tus clientes, con los usuarios a los que realmente representas.

Es diseñar y representar, en formato digital, los nuevos productos y servicios. Es sugerir y acertar con nuestros consejos y recomendaciones. Es escuchar, participar y avanzar hacia nuevas arquitecturas técnicas para los formatos y contenidos que van creciendo.

Es apoyar las campañas de marketing online con conocimientos, y es anticiparse al futuro, asesorando con visión estratégica, en la inversión de las plataformas. Vamos, básicamente, complicado, y con cierta tendencia a imposible.

Para ser webmaster no es suficiente ser un buen alquimista. Hay que mantenerse informado de lo que pasa, del futuro y el ensayo de nuevas formas de hacer web. Un renacentista en tiempos de especialización. Y todo ello inmerso en días extraños, tiempos en los que Carmen Lomana vende hamburguesas.


Rediseño y revolución

20 diciembre 2010

La novedad atrae la atención y aún el respeto, pero la costumbre lo hace desaparecer pronto; apenas nos dignaríamos a mirar el arco iris si éste permaneciese por mucho tiempo en el horizonte. (Berthold Auerbach)

home de la web de Bankinter

Hemos rediseñado la web de Bankinter. El proceso ha sido largo y complejo, pero hemos terminado y creo que ha quedado fenomenal. Os voy a contar los pasos que hemos seguido para realizarlo.

1) Analizamos el tráfico. Nos sentamos ante los datos de la vieja web, detectando los hábitos de navegación, las relaciones entre los productos (el que visita este producto, también visita este otro), los problemas para la contratación. Lo que interesa y lo que no interesa.

2) Analizamos los objetivos de negocio. Estudiamos y analizamos lo que interesa vender de cada producto. Y junto a eso también preparamos un plan de SEO.

3) Analizamos los objetivos de los clientes. Preguntamos que buscan, que les interesa, y analizamos sus preferencias.

4) Prototipamos en baja fidelidad, testando luego con clientes si las páginas cumplían sus objetivos. Test de luminancia para las solapas. Test de los cinco segundos para los conceptos.

5) Diseñamos en alta calidad, conjugando las creatividades de Marketing con el contenido decidido para las páginas.

6) Jerarquizamos los productos y servicios de forma clara. Dimos limpieza a la información: catálogo de productos, simuladores y herramientas, contratar, preguntas frecuentes, siempre en ese orden.

7) Organizamos la información de cada página de forma clara. Añadimos zonas para clientes, zonas para ayuda, zonas para productos relacionados, y zonas comerciales.

8) Instalamos un gestor de contenidos y metimos todo en una máquina, reutilizando las piezas, ahorrando costes, facilitando futuros cambios generales de forma que se apliquen a todas las páginas desde un único sitio. Y generando código accesible.

9) Lo lanzamos. Ahora es una web real.

Por eso llevo dos semanas sin escribir, y esta semana tampoco escribiré más. Ahora, a descansar y a disfrutarla, pues el proceso ha sido duro y agotador. Espero que os guste.


Videomanía y videofagia

11 octubre 2010

Un buen vino es como una buena película: dura un instante y te deja en la boca un sabor a gloria; es nuevo en cada sorbo y , como ocurre con las películas, nace y renace en cada saboreador. (Federico Fellini)

grua con cámara filmando una película

Desde la aparición de Youtube en la escena de internet, el video se ha convertido en el rey de los contenidos. Dicen que más de un 60% del tráfico tiene que ver con este soporte multimedia.

Lo que ha hecho Youtube es democratizar un soporte que antes solo encontrabas en algunas páginas, sobre todo en sitios porno. Supongo que una porción muy grande de ese 60% sigue siendo el porno…Pero ahora tenemos producciones amateur, escenas cotidianas, empresas con videos publicitarios y grandes productores pujando por un nicho de mercado donde casi todos podemos aportar y donde todos podemos disfrutar.

El video permite contar historias captando la máxima atención en un mínimo tiempo. El factor tiempo y el cognitivo son claves para elegir este tipo de contenido. El video es un formato óptimo para matar el tiempo. Esperando el autobús, en el aeropuerto, podemos entretener y a la vez informar. Y es un formato que no requiere grandes dosis de atención para transmitir una idea.

Es curioso como algunas empresas han sabido explotarlo. En la web de Canal Cocina apenas se veían los videos de sus recetas. Lanzaron una aplicación para el iPhone y multiplicaron las descargas. Los usuarios no podían cocinar mientras veían los videos en un ordenador, pero si en el iPhone. Una vez más la combinación de tipo de contenido (video) y tipo de terminal (smartphone) provocaron un efecto positivo para usuarios y empresa.

El video también precisa de un sistema de analítica web. No nos sirve Google analytics. Empresas como Kewego, cuentan con un panel de control especializado, donde controlar no solamente el alojamiento, sino la difusión en redes sociales como Facebook o Twitter, o el consumo del contenido, si los usuarios lo ven entero, el tiempo medio de consumo y otros muchos factores.

Pronto asistiremos a una nueva generación de elementos de interacción alrededor del video. Navegación e información asociada a distintos momentos de la película, donde el usuario pueda profundizar en el contenido e interactuar con él. Alta definición. Mucha producción. Se abre un mercado importante asociado a este soporte multimedia.

Incluso la accesibilidad es posible hasta donde alcanza la tecnología. Declaración del objeto en la página, tabulación de los controles del player de video, contenido alternativo o subtitulados, permiten que los discapacitados también puedan participar del contenido aunque el formato sea especialmente pensado para videntes.

Dentro de poco ninguna empresa podrá pensar en campañas de marketing online sin contar con el video en su estrategia. La viralidad del video, su portabilidad y su amplia difusión son especialmente útiles para determinados productos de consumo. Para demostrar la utilidad de un producto, lo mejor es contarlo con una historia. Es el cine dentro de la web.


La línea recta

5 julio 2010

Todo cabe en lo breve. Pequeño es el niño y encierra al hombre; estrecho es el cerebro y cobija el pensamiento; no es el ojo más que un punto y abarca leguas. (Alejandro Dumas)

mano señalando el camino

La matemática nos dice que la linea recta es la distancia más corta entre dos puntos. Es cierto. Es matemática. ¿Es aplicable este concepto a la navegación por Internet?.

Los webmasters buscan atajos en la navegación para los usuarios. ¿Que son los buscadores internos en una web?: atajos. ¿Que es un mapa web?: un mapa de atajos. ¿Y una nube de tags?: atajos categorizados.

Son los caminos alternativos a la arquitectura que hemos diseñado para nuestra web. La arquitectura del site debe responder a los caminos lógicos de nuestros usuarios, pero estas alternativas dibujan lineas rectas dentro de un site basado en estructuras jerárquicas.

El asesoramiento al cliente sigue siendo un enigma. Las empresas quieren asesorar a sus clientes y para eso se construyen herramientas online en algunos sites que van guiando al cliente con la intención de facilitarles la toma de decisiones. Caixa Catalunya fue pionera en la banca en el desarrollo de atajos de asesoramiento con su espacio “¿que necesitas?“, al menos el atajo más visible desde la home principal de un site de banca. Es una buena idea, pero creo que no está implementada de una forma útil, y al final no deja de ser un mapa web, formulado a base de preguntas en lugar de enlaces directos.

Pero el asesoramiento no funciona igual en todos los países. Las estadísticas hablan de índices del 40% de navegantes que utilizan herramientas online para asesorarse en procesos de compra de productos bancarios en los países nórdicos europeos, mientras estas cifras bajan a menos del 10% en países latinos. ¿No nos fiamos de las máquinas? ¿No compramos productos caros o complejos hasta confirmar la información en el mundo offline?.

Hay muchos factores que determinan estas cifras, pero lo cierto es que hay un camino importante por recorrer en esta dirección. Creo que se puede hacer mucho para mejorar estas estadísticas e ir educando al cliente en las ventajas de decidir por si mismos, mejorando las condiciones de los productos si vienen del autoservicio financiero, manteniendo la información siempre bien actualizada, poniendo herramientas con un interfaz atractivo y útil, y finalmente, educando a los clientes en el uso del buen software que tanto nos cuesta desarrollar.

Uno-e ha lanzado un nuevo diseño y me gusta especialmente la captación de nuevos clientes, paquetizada, donde puedes ver como mejoran tus condiciones si vas añadiendo productos a la cesta. El software desde luego es mejorable en muchos aspectos (accesibilidad, interacción, diseño), pero la idea es buena. Hay que explorar estos caminos, pues es donde tenemos un potencial de crecimiento más alto. Son nuevos atajos, que seguro mejoran las ventas y la navegación frente a los atajos tradicionales y conocidos.


Iconografías

21 junio 2010

En un beso, sabrás todo lo que he callado. (Pablo Neruda)

iconografía

La iconografía es otro gran reto dentro del diseño de elementos de interacción y dentro del diseño de interfaz en la web. Los iconos ocupan poco espacio en la página, y tienen la ventaja de destacar y ubicar una funcionalidad, y evitan tener que explicar la utilidad que ejecutan, se entienden de forma gráfica en muy poco espacio.

Pero, ¿se entienden realmente los iconos?. Muchos diseñadores y sociólogos defienden la teoría de que hay muy pocos iconos que todo el mundo entienda, uno de ellos por ejemplo es “Imprimir”, siempre que se utilice además con la tan manida impresora dibujada en el botón.

Es cierto. La iconografía no se entiende, sobre todo si se inventa, o se utiliza de forma incorrecta. Pero también es cierto que en páginas muy utilizadas por nuestros usuarios, en páginas con una alta frecuencia de visitas, podemos llegar a educarles en la iconografía, y que determinadas funciones muy comunes se pueden incorporar a la página mediante iconos, y el usuario poco a poco irá aprendiendo e interiorizando. Nos ayudará mucho a educar el famoso tool tip o title de la imagen, que al situar el cursor del ratón encima del botón, nos dice en texto lo que significa y la función que realiza (aparte de conseguir hacer el icono accesible, lo que lo hace imprescindible).

Otras iconografías están exclusivamente dirigidas al usuario que las reconoce: agregar un feed por RSS, exportar datos a Excel, compartir en Facebook, Twitter y otras redes,  son iconos que reconocen facilmente quienes utilizan esas aplicaciones, y los demás no. Pero cuando los ponemos, es eso lo que nos interesa, que lo entienda quien pretende compartir nuestra página en su red social. Para los demás mejor que pasen desapercibidos y no formen parte del proceso esencial.

Últimamente se ven diseños de webs que utilizan este recurso con demasiada fuerza, dándole más importancia al marketing viral que al producto que realmente venden. No creo que sea un diseño que perdure en el tiempo, son modas que pronto perderán fuelle, pues las redes sociales han venido a quedarse, pero las webs también, y no deben girar en torno a las redes, sino a los productos y servicios que ofrecen. Eso si, buscando un pequeño espacio, una iconografía, para provocar el efecto dominó de la viralidad en el Social Media.

Para todos sigue siendo un reto trasladar funciones a iconos, pero más esencial y mejor reto es aligerar las páginas de funciones inútiles.


Atajos

19 abril 2010

Si cerráis la puerta a todos los errores, también la verdad se quedará fuera. Rabindranath Tagore

caminos

En la web estamos acostumbrados a caminos conocidos. Desde la primera cuenta de correo que se nos ocurrió abrir, dentro de nuestra más tierna torpeza, hasta ahora, que intuimos y sabemos manejar la mayoría de los elementos de interacción que nos encontramos navegando (no todos, quedan aberraciones como esta), hemos sufrido un proceso de aprendizaje más o menos largo, y nos ha costado muchas horas, surcando muchos mares.

Uno de los caminos más conocidos es el proceso de identificación: el usuario y la contraseña. Lo usamos todos los días, para nuestro correo, nuestras redes, nuestras aplicaciones y sites personales.

En esto aparece el DNI electrónico, con todo su potencial para consolidarse como un atajo del camino. Un instrumento personal que nos sirva para identificarnos (aunque sea en webs del pais) y nos facilite las cosas. Un DNI, un lector y un botón en la página, no hace falta nada más.

Muchos pusimos ilusión para explotar sus posibilidades con las personas: identificarlas, que firmen, registrar sus datos personales sin necesidad de escribirlos en un formulario.

Pero el invento no es perfecto. La seguridad que precisa el intercambio de datos requiere javascript (no accesible). La sensación de tranquilidad que necesita infundir en el público un sistema seguro, se pierde cuando el sistema nos pide de forma insistente el PIN. La comodidad, relativa, pues tienes que ir a buscar tu cartera y sacar el carné. La versatilidad, poca de momento: no está plenamente implantado en los organismos oficiales, entidades y empresas, y no me vale para todo.

¿Entonces qué?. ¿Fracasará?.

En primer lugar, el estado tendrá que corregir los problemas, y que la máquina funcione engrasada como el émbolo de un pozo de petróleo. Además de implantarlo en todo tipo de trámites oficiales que ahora requieren ser presenciales.

Lo segundo sería que las empresas lo impulsen, que lo adopten como método de conexión de los sites más visitados, porque entonces, al añadir un notario, un tercero que dá fé de lo que firmamos, alguien que asegura y legaliza que el otro sea quien dice ser, evitamos fraude y problemas.

Lo tercero son las personas, y eso viene solo: todos tendremos un DNI electrónico tarde o temprano. Y lo usaremos si con él accedemos a muchos nuevos servicios desde cualquier sitio, y si nos otorga un grado de seguridad más alto que nuestros actuales usuarios y contraseñas, y eso es obvio, como adoptamos la banca online hace tiempo para gestionar algo tan delicado como nuestro dinero, reservamos vuelos o compramos cosas.

Un voto de confianza para que algunos dén el primer paso. Mientras tanto, ya lo vés, seguiremos esperando…